¿Una profecía en sangre?

Cuando Adán y Eva pecaron, Dios derramó sangre inocente para hacerles ropas de pieles de animales (Génesis 3:21). Esta es una imagen de la cubierta de la justicia que recibimos cuando el Señor Jesucristo murió por nosotros.

En Génesis 4 leemos que Adán y Eva tuvieron dos hijos, Caín y Abel. Instintivamente querían adorar a Dios. Caín sacrificó el fruto de la tierra. Abel ya había aprendido que Dios exigía sangre, así que trajo un cordero. Dios aceptó la sangre del cordero de Abel, pero no aceptó la ofrenda de Caín. ¿Por qué? Porque “sin derramamiento de sangre no hay remisión de pecados” (Hebreos 9:22).

Y Dios le dijo a Abraham que sacrificara a su tan esperado hijo Isaac (Génesis 22). Justo antes de que Abraham hundiera la daga en el corazón tembloroso de su hijo, un ángel lo detuvo. Abraham vio un carnero atrapado en un matorral. Isaac fue liberado, pero en su lugar se derramó la sangre de un animal inocente.

Entonces, Dios quiso liberar a su pueblo de la esclavitud en la tierra de Egipto. En la noche de la Pascua, Dios instruyó a cada casa a matar un cordero y poner la sangre en su puerta. Dios dijo en Éxodo 12:13, “Cuando vea la sangre, pasaré de largo”.

Y en el tabernáculo y más tarde en el templo, miles y miles de ovejas, bueyes y tórtolas fueron matados y su sangre derramada como sacrificios por el pecado.

Y finalmente, el Señor Jesucristo murió en la cruz. Su muerte fue el cumplimiento de todas las profecías y promesas. Apocalipsis 13:8 proclama que fue asesinado antes de la fundación del mundo. Vino a morir; planeó morir; vivió para morir; y nació para morir.

Tomado de “ El hilo escarlata a través de la Biblia ” por Love Worth Finding Ministries (usado con permiso).

Publicado originalmente el 27 de septiembre de 2010.

Leave a Comment!