¿Qué motivó a Pablo a entregarse a Cristo?

Saulo de Tarso experimentó una transformación radical: el perseguidor celoso de los cristianos se convirtió en un apasionado seguidor de Cristo. Más tarde conocido como Pablo, dedicó su tiempo, energía y talento a difundir el mensaje del evangelio. ¿Qué lo motivó a entregar su vida de todo corazón a Jesús?

El sacrificio de amor de Jesús. Antes de la salvación, Pablo se había opuesto a todos los que creían en Jesús como el Mesías. En su conversión, este perseguidor de cristianos se dio cuenta de que Cristo murió voluntariamente en la cruz por su amor a la humanidad. Jesús dejó su hogar celestial, sufrió y murió para que pudiéramos reconciliarnos con Dios. El sacrificio del Señor en la cruz motivó al apóstol a contar a los demás su amor universal (Efesios 3:18).

Gratitud por la salvación. En el camino a Damasco, el enemigo de Cristo se convirtió en un miembro de su familia. Pablo se llamó a sí mismo el peor de los pecadores, reconociendo que era indigno de la salvación y no merecía misericordia o favor (1 Timoteo 1:15-16). Fue la gratitud por la salvación lo que alimentó su devoción y dedicación a la causa de Cristo.

El poder del evangelio para transformar vidas. La propia experiencia del apóstol le hizo anhelar ver a otros rescatados de la esclavitud del pecado para que pudieran experimentar la gracia de Dios. Quería que muchos se beneficiaran del poder salvador y transformador del evangelio.

Se nos ha confiado la responsabilidad de difundir el evangelio. Cuando la insuficiencia, la duda o la complacencia nos hace callar, recordemos lo que motivó a Pablo. Entonces imagina un día en el que los seres queridos experimentarán la paz de Dios, el amor de Cristo, y la presencia del Espíritu Santo.

Tomado de “ Difundiendo la Buena Nueva ” de In Touch Ministries (usado con permiso).

 

Leave a Comment!