¿Por qué se escribieron las epístolas?

Las Epístolas se distinguen de los Evangelios en que no son composiciones narrativas. En términos de historia de la redención, están escritas al otro lado de la cruz y la resurrección, por lo que típicamente reflexionan más profundamente que los Evangelios sobre el significado de la muerte y la resurrección de Cristo. Las implicaciones del cumplimiento de las promesas de Dios en Jesucristo son exploradas y aplicadas a los lectores en las Epístolas. Estos mismos temas están presentes en los Evangelios, por supuesto, pero no se exponen con la misma plenitud, ya que la naturaleza de la misión mesiánica de Jesús a menudo dejó perplejos a sus discípulos durante su ministerio terrenal, y ellos captaron estas realidades en su plenitud (¡aunque todavía no de forma exhaustiva!) sólo después de la cruz y la resurrección y con la efusión del Espíritu en Pentecostés. Las epístolas han desempeñado un papel importante en la formación de la doctrina y la teología cristiana a lo largo de la historia de la Iglesia, precisamente porque exponen los grandes temas de la obra salvadora de Dios en la cruz. Debido a que reflexionan y explican el cumplimiento de las promesas de Dios a la luz del AT y los Evangelios, es particularmente fructífero estudiar su uso del AT, las alusiones al AT y las citas y alusiones a las enseñanzas de Jesús. De esta manera entendemos más claramente cómo los escritores epistolares entendieron el cumplimiento de las promesas de Dios en Cristo. También percibimos cómo relacionaron el AT y las tradiciones evangélicas con las iglesias, y tal comprensión nos ayuda a aplicar no sólo las epístolas sino también el AT y los Evangelios al mundo de hoy.

Entre los principales temas de las epístolas están los siguientes: (1) Jesucristo es el cumplimiento de las promesas de Dios en la historia de la redención. Él es el Mesías, Señor, el Hijo de Dios, y la verdadera revelación de Dios. (2) La nueva vida de los creyentes es un don de Dios, anclado en la cruz y potenciado por el Espíritu Santo. (3) Los cristianos experimentan la salvación por la fe, y la fe se expresa en una vida transformada. Las Epístolas dedican un espacio considerable a la elaboración de la nueva vida de los creyentes. (4) Los creyentes pertenecen al Israel restaurado, la iglesia de Jesucristo, que debe vivir su vocación como pueblo de Dios en un mundo pecador. (5) En esta época de maldad, los creyentes sufren aflicción y persecución, pero esperan con alegría la llegada de Jesucristo y la consumación de su salvación. (6) Los falsos maestros subvierten peligrosamente el verdadero evangelio de Cristo.

Tomado de la Biblia de Estudio ESV copyright ©(2008). Usado con permiso de Crossway, un ministerio de publicaciones de Good News Publishers, Wheaton, Il 60187, www.crossway.org.

Publicado originalmente el 27 de abril de 2010.

Leave a Comment!