¿Por qué Dios es tan diferente en el Antiguo Testamento que en el Nuevo Testamento?

¿Por qué Dios es tan diferente en el Antiguo Testamento que en el Nuevo Testamento?

>

  • >
  • Los judíos son gobernados por los romanos en lugar de los persas.
  • Hay nuevos grupos de personas como los fariseos y los saduceos.

A estos, algunos añadirían al menos una diferencia más:

  • El Dios del Antiguo Testamento es diferente del Dios del Nuevo Testamento.

Antiguo Testamento vs. Nuevo Testamento

Una forma común de afirmar esta creencia es que el Dios del Antiguo Testamento es un dios de la ira, mientras que el Dios del Nuevo Testamento es un dios del amor. Mientras que en la superficie esta afirmación puede parecer plausible, una mirada más cercana a la Biblia muestra que está seriamente equivocada.

El Dios que derrama su ira contra el pecado en el Antiguo Testamento es el mismo Dios que infligirá la venganza del castigo eterno a los que no creen en su Hijo Jesús (2 Tesalonicenses 1:5-10).

Al mismo tiempo, el Dios que en el Nuevo Testamento se describe como amante del mundo lo suficiente como para enviar a su Hijo para su salvación (Juan 3:16) es el mismo Dios que se reveló a Moisés como “misericordioso y clemente, tardo para la ira y abundante en amor y fidelidad, que mantiene un amor constante por miles de personas, perdonando la iniquidad, la transgresión y el pecado” (Éxodo 34:6-7).

¿Quién es Dios en la Biblia? – Toda la Biblia.

Desde el Génesis hasta el Apocalipsis vemos tanto el asombroso amor de Dios como su aterradora ira contra el pecado y la maldad.

Dios se reveló en y a través de Jesucristo.

De hecho, los autores del Nuevo Testamento afirman constantemente que el Dios revelado en el Antiguo Testamento en el mismo Dios que ahora se revela en y a través de Jesucristo.

Refiriéndose a Jesús como el Verbo, Juan escribe, “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. En el principio estaba con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de él, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho” (Juan 1:1-3).

Más adelante en ese mismo capítulo, Juan escribe: “Nadie ha visto nunca a Dios; el único Dios, que está al lado del Padre, él [es decir, el Verbo] lo ha dado a conocer” (Juan 1:18). El punto de Juan es claro: el Dios del Antiguo Testamento se ha hecho carne y ha vivido entre nosotros en la persona de Jesucristo.

Dios cumplió sus promesas en y a través de Jesucristo.

Cuando los primeros seguidores de Jesús comenzaron a predicar la buena noticia de su muerte y resurrección, subrayaron repetidamente que el Dios del Antiguo Testamento había cumplido sus promesas en y a través de Jesucristo.

Pedro afirma que Jesús fue “entregado según el plan definido y la presciencia de Dios” (Hechos 2:23) y que “El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su siervo Jesús” (Hechos 3:13).

Pablo argumenta que todos los que creen en Jesucristo, sin importar su etnia o género, heredan las bendiciones que Dios le prometió a Abraham (Gálatas 3:1-5:1). Incluso puede llegar a decir que “todas las promesas de Dios encuentran su Sí” en Jesucristo (2 Cor 1:20).

Dios es inmutable.

Así que, en lugar de ver al Dios del Antiguo Testamento como lleno de ira y al Dios del Nuevo Testamento como lleno de amor, la verdad es que Dios no ha cambiado (Mal 3:6; Santiago 1:17).

El Salmo 102:25-27 señala que en contraste con este mundo, que pasará, “eres el mismo, y tus años no tienen fin”. Hebreos 1:10-12 aplica ese mismo lenguaje a Jesucristo, quien más tarde en esa misma carta es descrito como “el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8).

El carácter de Dios, tal como se revela en el Antiguo Testamento, se enfoca y expresa aún más claramente en el Nuevo Testamento, porque se ha encarnado en la persona de Jesucristo.

Crédito de la foto: Unsplash/Aaron Burden

Publicado originalmente el 16 de diciembre de 2014.

Leave a Comment!