¿Jesús es divisivo?

En primer lugar, Jesús nos dice que recordemos que su evangelio no causará paz y acuerdo dondequiera que venga. “No he venido a enviar paz, sino una espada” (Mateo 10:34). El objetivo de su primera venida a la tierra no fue establecer un reino milenario en el que todos estuvieran de acuerdo, sino traer el evangelio, lo que llevaría a conflictos y divisiones. No tenemos derecho a sorprendernos si vemos que esto se cumple continuamente. No debemos pensar que es extraño que el evangelio divida a las familias y cause distanciamiento entre los parientes más cercanos. Seguro que lo hace en muchos casos por la profunda corrupción del corazón.

Hay una profunda verdad en todo esto, que es constantemente olvidada y pasada por alto. Muchos hablan vagamente de la unidad, la armonía y la paz en la Iglesia, como si fueran cosas que siempre debemos esperar, y por las cuales todo debe ser sacrificado. Tales personas harían bien en recordar las palabras de nuestro Señor. Sin duda, la unidad y la paz son bendiciones poderosas. Debemos buscarlas, rezar por ellas y renunciar a todo para obtenerlas, excepto a la verdad y a la buena conciencia. Pero es un sueño vano suponer que las iglesias de Cristo disfrutarán de mucha unidad y paz antes de que llegue el milenio.

En segundo lugar, nuestro Señor nos dice que los verdaderos cristianos deben esperar problemas en este mundo. Ya sea que seamos ministros u oyentes, ya sea que enseñemos o seamos enseñados, no hay mucha diferencia. Debemos llevar “una cruz”. Debemos contentarnos con perder incluso la vida misma por el amor de Cristo. Debemos someternos a la pérdida del favor del hombre, debemos soportar las dificultades, negarnos a nosotros mismos en muchas cosas, o nunca alcanzaremos el cielo al fin. Mientras el mundo, el diablo y nuestros propios corazones sean lo que son, estas cosas deben ser así.

Nos será de gran utilidad recordar esta lección nosotros mismos, e imprimirla en los demás. Pocas cosas hacen tanto daño en la religión como las expectativas exageradas. La gente busca un grado de comodidad mundana al servicio de Cristo que no tiene derecho a esperar y, al no encontrar lo que busca, se ve tentada a abandonar la religión con disgusto. feliz es aquel que entiende completamente, que aunque el cristianismo tiene una corona al final, también trae una cruz en el camino.

Adaptado de El Evangelio de Mateo de J.C. Ryle (Capítulo 10).

Publicado originalmente el 13 de julio de 2010.

Leave a Comment!