¿Génesis 3:15 realmente apunta a Jesús?

La persona de la que se habla en Génesis 3:15 se llama la simiente de la mujer -y no del hombre- que no puede estar de acuerdo con nadie más que con el Mesías, que iba a nacer de una virgen, lo que luego fue revelado más claramente por Isaías 7:14 (“He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel”). Esto se cumplió en Jesús, que fue verdaderamente la simiente de la mujer y de su único hijo, hecho de una mujer y no engendrado por un hombre. Fue concebido en el vientre de la virgen por el poder del Espíritu Santo.

El trabajo que debía hacer merece consideración y prueba que la persona de la que se habla es el Mesías, que debía herir la cabeza de la serpiente, es decir, destruir a Satanás y todas sus obras, dejar de lado todo su arte y astucia, aplastar todas sus maquinaciones y designios, y derribar todo su imperio. Ahora, esto se habla frecuentemente en el Antiguo Testamento, como la obra del Mesías. En algunos lugares, una referencia peculiar parece apuntar a esta profecía original, como en el Salmo 110:6, que pertenece al Mesías y por lo tanto profetizado de él. “Herirá las cabezas sobre muchos países” también puede ser interpretado como “herirá la cabeza”, es decir, el que es la cabeza, o gobernante, sobre un país grande, que no es otro que Satanás, el dios y príncipe de este mundo. En Habacuc 3:13 se dice: “Saliste para la salvación de tu pueblo, para la salvación de tu ungido. Aplastaste la cabeza de la casa del malvado, dejándolo desnudo desde el muslo hasta el cuello.”

De esta primera profecía, aprendemos que el Mesías iba a encarnarse, nacido de una mujer y no engendrado por un hombre. Él iba a sufrir y morir. También debía destruir a Satán y sus obras, lo que Jesús ha hecho.

Adaptado de Las profecías sobre el Mesías , Capítulo II, por Juan Gill.

Leave a Comment!