¿El deseo de todas las naciones?

“Sacudiré a todas las naciones, y el deseo de todas las naciones vendrá” (Hageo 2:7).

Este fascinante verso aparentemente tiene un doble significado. Se aplica primero a la reconstrucción del templo por Zorobabel. En ese sentido Dios promete que la riqueza de las naciones fluirá en el templo de Jerusalén. El resto del versículo promete que Dios llenará el templo reconstruido con su gloria.

Los cristianos han visto tradicionalmente en este versículo un presagio de la venida de Cristo porque Jesús en Juan 2:20-21 se refirió a su cuerpo como “este templo”, lo que significa que en su vida, muerte y resurrección, cumpliría lo que el templo representaba a través de su diseño, su sacerdocio, su mobiliario y sus sacrificios. Jesús es el último “Deseo de todas las naciones” y el resplandor de la gloria de Dios. Lo que el templo imaginó, Cristo lo cumplió.

Pero eso no es todo.

Cuando el escritor de Hebreos contempló la llegada del fin de la era, citó Hageo 2:6 y lo aplicó a la venida de Cristo:

En ese momento su voz sacudió la tierra, pero ahora ha prometido, “Una vez más sacudiré no sólo la tierra sino también los cielos”. Las palabras “una vez más” indican la eliminación de lo que puede ser sacudido, es decir, las cosas creadas, para que lo que no puede ser sacudido pueda permanecer (Hebreos 12:26-27).

Eso es lo que Dios está haciendo en nuestros días. Está sacudiendo a las naciones, ¡literalmente!, para que el mundo esté listo para la venida de Cristo. Como el primer advenimiento de Cristo ocurrió “cuando el tiempo había llegado plenamente” (Gálatas 4:4), aún así su regreso a la tierra ocurrirá cuando Dios haya preparado todo tal como lo prometió.

Jesús es el único que puede satisfacer los deseos más profundos del corazón humano. Como dijo Pascal, hay un vacío con forma de Dios dentro de cada persona. Si no llenamos el vacío con Dios, estamos obligados a llenarlo con la comida basura espiritual de este mundo, pero en ese caso nunca estaremos satisfechos.

Los pueblos del mundo desean a Cristo aunque no lo sepan, porque sólo él puede satisfacer sus necesidades más profundas…

Tomado de “ Deseo de todas las naciones ” de Keep Believing Ministries (utilizado con permiso).

Publicado originalmente el 11 de abril de 2011.

Leave a Comment!