¿Cuál es el verdadero significado de “Jesús es el Señor”?

¿Cuál es el verdadero significado de “Jesús es el Señor”?

>Señor>Cristo. Aunque raramente usamos este término en nuestra vida diaria, todos estamos bastante familiarizados con otra palabra: jefe. Eso es básicamente lo que significa Señor : uno que posee autoridad, poder y control. La Palabra de Dios describe a Jesús como la cabeza de la iglesia, el gobernante de toda la creación, y el Señor de los señores y el Rey de los reyes (Col. 1:15-18; Apoc. 3:14, 17:14).

Jesús es el Señor: Significado de las Escrituras

Después de la resurrección, el término “Señor”, aplicado a Jesús, se convirtió en algo más que una indicación de devoción o respeto. Decir “Jesús es el Señor” se convirtió en una forma de reconocer la posición divina de Jesús.

Las referencias a Jesús como Señor comenzaron con la declaración de Tomás cuando Jesús llegó a los apóstoles después de su resurrección: “Tomás le dijo: ¡Señor mío y Dios mío!” (Juan 20:28). A partir de entonces, el mensaje de los Apóstoles fue que Jesús es el Señor, significando que “Jesús es Dios”.

El sermón de Pedro el día de Pentecostés llevaba esa idea: “Que todo Israel esté seguro de esto: Dios ha hecho a este Jesús, a quien tú crucificaste, Señor y Mesías” (Hechos 2:36). Pedro declaró esto más tarde en la casa de Cornelio, afirmando que Jesús es “Señor de todos” (Hechos 10:36). Es importante señalar que en Romanos 10:9 el señorío de Jesús está conectado con su resurrección: “Si declaras con tu boca: Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvado””.

La declaración “Jesús es Señor” indica que Jesús es Dios. Jesús tiene “toda la autoridad en el cielo y en la tierra” (Mateo 28:18). Él es “Señor del sábado” (Lucas 6:5); “nuestro único soberano y Señor” (Judas 1:4); y “el Señor de los señores” (Apocalipsis 17:14).

¿Qué hace que Jesús sea un “Señor”?

El reino de Cristo cubre todo lo que pasa en el cielo y en la tierra. Nadie, ni siquiera aquellos que niegan Su existencia, pueden estar libres de Su gobierno o fuera de Su esfera de autoridad. Aunque Satanás trata de convencernos de que la libertad se encuentra en hacer lo que queremos, la verdadera libertad se adquiere sólo a través de la sumisión al amoroso señorío de Cristo.

Ni siquiera la muerte puede liberar a nadie de la autoridad del Hijo de Dios. Él es el Señor tanto de los vivos como de los muertos. Todas las personas deben decidir si ceden o se rebelan contra Él, pero tienen la oportunidad de tomar esta decisión sólo mientras están vivos. Después de la muerte, reconocerán el señorío de Cristo a través de la rendición de cuentas a Él. Si no hemos doblado la rodilla ante Jesús en vida, nos veremos obligados a doblarla en el juicio.

¿Se ha sometido al gobierno de Cristo sobre su vida? Su autoridad causa enojo o temor en los individuos que aún no se han rendido a Él, pero aquellos que han experimentado su amorosa bondad confiaron en su bondad y se rindieron a su autoridad se consuelan al conocerlo como el Señor de sus vidas.

Tomado de “ Señor de los vivos y los muertos ” de In Touch Ministries (usado con permiso).

Publicado originalmente el 1 de febrero de 2012.

Leave a Comment!