¿Crucificado con Cristo?

Gálatas 2:20 “He sido crucificado con Cristo; ya no soy yo quien vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí”. (NKJV)

“He sido crucificado con” es en realidad una palabra del texto original del Nuevo Testamento; y es el verbo alrededor del cual se construye este versículo. Este verbo es sustauroo – un verbo que se encuentra cinco veces en el Nuevo Testamento y que literalmente significa “crucificar a solas con”. Para entender mejor este verbo debemos fijarnos en sus tres partes gramaticales inspiradas. Cuando se clasifica un verbo griego se indica el tiempo, la voz y el estado de ánimo. Sustauroo traducido “he sido crucificado con” es un tiempo perfecto, voz pasiva, verbo indicativo de estado de ánimo.

El tiempo perfecto en griego describe una acción que se considera completada en el pasado, de una vez por todas, sin necesidad de ser repetida. Todos conocemos un uso muy famoso del tiempo perfecto. El último grito de Cristo desde la cruz, TETELESTAI (“¡Está terminado!”) es un buen ejemplo del tiempo perfecto usado en este sentido, a saber “Se ha logrado [la expiación], completamente, de una vez por todas”. Así que, aquí en Gálatas 2:20 Pablo usa el tiempo perfecto para decir primero, “He sido crucificado a solas con Cristo”.

La voz pasiva representa al sujeto como receptor de la acción. Eso añade al significado ya que Pablo usando la voz pasiva dice “alguien más me crucificó, no lo hice yo mismo”.

El estado de ánimo indicativo es una simple declaración de hechos. Si una acción realmente ocurre o ha ocurrido o ocurrirá, se presentará en el estado de ánimo indicativo. El uso de Pablo del estado de ánimo indicativo añade el significado de que “esto me pasó realmente, no es algo hipotético o imaginario – es un hecho”.

Así que, si usamos toda la verdad de la gramática tomada en conjunto, Pablo dice, “Lo que te estoy diciendo es un hecho (estado de ánimo indicativo). En realidad ya he sido crucificado por Dios con Jesucristo (tiempo perfecto). Dios me crucificó y no lo hice yo mismo; sucedió y se completó en el pasado, de una vez por todas, y nunca necesita repetirse (voz pasiva)”.

Tomado de “ Viernes Santo ” de Discover the Book Ministries (usado con permiso).

Publicado originalmente el 31 de agosto de 2010.

Leave a Comment!