¿Un conjunto diferente de criterios?

En Hechos 6, la recién fundada iglesia había explotado y descubrió su primer problema: ¡tenían mucho dinero! Todos sus miembros estaban vendiendo sus tierras y posesiones para dar a las necesidades de los demás, pero algunas de las viudas en circunstancias extremas estaban siendo pasadas por alto. El Espíritu Santo movió los corazones de los apóstoles para elegir siete hombres para resolver el problema.

Ese trabajo parece bastante fácil, ¿no? Si yo fuera uno de los apóstoles, habría llamado a los contadores de la iglesia, a los financieros, a los tesoreros, a los contables, a los que tenían experiencia en el manejo y la dispersión de fondos. Esa parecería la elección lógica, ¿no?

Pero los apóstoles tenían criterios diferentes. En Hechos 6:3 encontramos las calificaciones: “Por tanto, hermanos, escoged de entre vosotros a siete hombres de buena reputación, llenos del Espíritu y de sabiduría, a quienes podamos poner a cargo de esta tarea.”

¡Wow! La implicación aquí es que los hombres que fueron seleccionados eran hombres desprovistos de sí mismos, habiendo sido llenos del Espíritu Santo. Eran sabios porque estaban rendidos a Dios, y por eso, Dios los eligió para la tarea. ¿Puede adivinar lo que pasó después? El asunto se resolvió y las viudas fueron atendidas desde ese día.

Leave a Comment!