¿Tres cruces, dos destinos, un camino?

Tres cruces se erigieron sobre el Calvario hace 2.000 años. Esas tres cruces hablan de dos destinos, de tres hombres y en qué condiciones murieron.

Hoy tú y yo somos como una de esas cruces. Porque esas tres cruces nos representan a ti y a mí. Esas tres cruces retratan todo lo que es importante hoy, en toda la vida y para toda la eternidad. ¿Con qué cruz te identificas?

La cruz del medio era la de Cristo. Murió con todo el pecado en Él pero sin pecado en Él. ¿Qué es lo que quiero decir? Nunca pecó. Nunca desobedeció ninguna de las leyes de Dios. Era perfecto, sin pecado, santo, divino e inmaculado en la vida y en la muerte. Era Dios. Pero se convirtió en pecado por nosotros. Nunca pecó, pero Dios “cargó en él la iniquidad de todos nosotros”.

Jesús llevó el pecado del mundo como el Cordero de Dios.

Así que nunca podemos identificarnos con su condición porque nunca somos perfectos ni Dios. Más bien podemos encontrarnos identificándonos con un ladrón a un lado o al otro de Jesucristo. ¿Qué es lo que quiero decir?

A cada lado de la cruz de Cristo estaban las cruces de los ladrones. Un ladrón fue al paraíso con Jesús, y el otro fue al fuego del infierno con Judas, la mayoría si no todos los saduceos, y probablemente Pilatos y Herodes. ¿Qué fue lo que marcó la diferencia?

Una simple ecuación nos ayuda a resolver sus destinos.

El Ladrón que fue al Paraíso murió con el pecado en él pero no en él. ¿Qué es eso? Murió como un pecador salvado. Murió en paz, murió limpio, perdonado, con un nuevo corazón, sin condenas, con una vida sin fin, y fue un pecador salvado. No era perfecto, no estaba sin pecado, pero fue perdonado eternamente.

El ladrón que cayó de la cruz al infierno murió con todo su pecado sobre él y en él. Murió lleno de ira y amargura en su alma.

Sólo Jesús pudo ser tan audaz como para decir que no hay un camino intermedio en la carretera al cielo. Es todo o nada. Es recibir el regalo gratuito de la vida eterna o rechazarlo. No hay elección es hacer que la respuesta a Él sea NO.

 

Leave a Comment!