¿Se dio cuenta el centurión de quién es Jesús?

El centurión en presencia de la Cruz era un hombre de autoridad, y tenía soldados a su cargo. Era un hombre de ley, de orden, de disciplina, de deber, y desde ese punto de vista de vida había observado al moribundo hasta que al final dijo, “Verdaderamente este era un Hijo de Dios”. Para apreciar adecuadamente esta declaración debemos entender el pensamiento romano más que el hebreo en la frase “un Hijo de Dios”. Creo que el centurión quiso decir que era uno de los hijos de los dioses. La idea romana de Dios era la de una virilidad heroica y valiente, magnificada en todos sus poderes, y mirando a este hombre en su sufrimiento, el heroísmo, el coraje y la disciplina manifestados en la sumisión, apelaban a él como si fuera Dios.

Y sin embargo dijo otra cosa, “Ciertamente este era un hombre justo”. Esta fue la convicción de uno que era un hombre de deber. Para este soldado romano el único principio rector de la vida era el del deber. Vivía en medio de un sistema. Marchaba en ritmo y tiempo. Obedeció e insistió en la obediencia con una regularidad inflexible. La rectitud era la única palabra de valor para él, por lo menos en la esfera de su condición de soldado. Vio en el Hombre en la Cruz a uno que evidentemente actuaba en el reino del orden, sumiso a la autoridad, y por lo tanto autoritario, manteniendo el tiempo con principios eternos en la tranquila majestad de su sumisión, “un hombre justo”. El centurión, como hombre de deber, descubrió el orden en la Cruz, y como hombre que adoraba altos ideales, vio al Hijo de Dios crucificado.

¿Qué hizo la Cruz por el centurión? No tenemos registro de su vida después, pero al menos esto es seguro, que le mereció el respeto y la confesión de lo más alto del gobierno humano. Y si podemos seguir la historia en líneas imaginativas, es más que probable que el Rey en cuya frente el centurión puso la diadema de su lealtad, lo coronara con la realización de sus propios ideales más altos de vida.

Adaptado de Las crisis de Cristo , Libro V, Capítulo XXI, por G. Campbell Morgan.

Publicado originalmente el 13 de septiembre de 2010.

Leave a Comment!