¿Quiénes eran los Reyes Magos que visitaron a Cristo?

Los Reyes Magos en las Escrituras: Tres Reyes Magos de Mateo

En cuanto al grupo de magos que vinieron a buscar al Rey de los Judíos, Mateo 2 sólo dice que llegaron del Este siguiendo “Su estrella”. Según otros escritores clásicos, el término magos se refería a aquellos que practicaban artes mágicas (como en Hechos 8:9 y Hechos 13:6) o a los sabios sacerdotes orientales normalmente asociados con el área cerca de Babilonia y que decían investigar los misterios del universo a través de la astronomía, la astrología y las ciencias naturales. Esto último es lo que tiene más sentido aquí.

El relato de Mateo ni siquiera enumera el número de magos, pero su conocimiento del esperado Mesías (Cristo) no debería ser una sorpresa. Durante este tiempo, muchos judíos vivían dispersos, diseminados por todo el Imperio Romano y el Este. Con ellos llevaban la esperanza del Mesías como se prometió en lo que llamamos el Antiguo Testamento. Como evidencia, no necesitamos mirar más allá del Yemen, cuyos reyes profesaron la fe judía desde alrededor del 120 A.C. hasta el siglo VI de nuestra era.

Sin embargo, su comprensión de la profecía resultó ser algo limitada, ya que no sabían dónde nacería Cristo. En su lugar, siguieron una “estrella” particular a Judea y luego se dirigieron a Jerusalén, la ciudad capital y el lugar donde uno podría esperar encontrar un rey.

Las autoridades de Israel dirigieron a los magos a Belén, según la profecía de Miqueas 5:2. Guiados de nuevo por la estrella, aunque probablemente sólo consideraron esto como una confirmación del lugar, los magos encontraron y rindieron homenaje a Cristo.

Aunque algunos han afirmado que el relato de los magos no es más que un mito diseñado para mostrar cómo Jesús cumplió las expectativas del Mesías judío, el relato en realidad socava esta afirmación. Los judíos de la época esperaban un Mesías al que todo el mundo se sometiera y honrara. La aparición de sólo unos pocos magos parece casi una caricatura de esas expectativas.

¿Qué podemos aprender de los Reyes Magos?

No se sabe quiénes eran estos sabios. Sus nombres y su lugar de residencia están igualmente alejados de nosotros. Sólo se nos dice que vinieron “del Este”.

Mateo 2:1-12 nos muestra que puede haber verdaderos siervos de Dios en lugares donde no deberíamos esperar encontrarlos. El Señor Jesús tiene muchos “escondidos” como estos sabios. La gracia de Dios no está atada a lugares y familias. El Espíritu Santo puede llevar las almas a Cristo sin la ayuda de muchos medios externos. Los hombres pueden nacer en lugares oscuros de la tierra, como estos sabios, y aún así ser hechos “sabios para la salvación”.

Estos versos nos enseñan que no siempre son los que tienen más privilegios religiosos los que dan más honor a Cristo. Podríamos haber pensado que los escribas y fariseos habrían sido los primeros en llegar a Belén, ante el más ligero rumor de que el Salvador había nacido. Pero no fue así. Unos pocos desconocidos de una tierra lejana fueron los primeros, excepto los pastores mencionados por Lucas, en alegrarse por su nacimiento.

Estos versos nos enseñan, que puede haber conocimiento de la Escritura en la cabeza, mientras que no hay gracia en el corazón. Noten cómo el rey Herodes envía a preguntar a los sacerdotes y ancianos “dónde nacerá el Cristo”. Fijaos también en la respuesta tan rápida que le devuelven, y en el conocimiento de la letra de la Escritura que muestran. Pero nunca fueron a Belén a buscar al Salvador que vendría.

La conducta de los sabios descrita en este capítulo es un espléndido ejemplo de diligencia espiritual. ¡Qué problemas les debe haber costado viajar desde sus casas hasta el lugar donde nació Jesús! ¡Cuántas millas cansadas deben haber recorrido!

Sería bueno para todos los cristianos profesos si estuvieran más dispuestos a seguir el ejemplo de los sabios. ¿Dónde está nuestra abnegación? ¿Qué dolores tenemos en nuestras almas? ¿Qué diligencia mostramos para seguir a Cristo? ¿Qué nos cuesta nuestra religión? Estas son preguntas serias. Merecen una seria consideración.

Por último, pero no menos importante, la conducta de los sabios es un ejemplo sorprendente de fe. Creyeron en Cristo cuando nunca lo habían visto, pero eso no fue todo. Creyeron en él cuando los escribas y fariseos no creían, pero eso no era todo. Creyeron en Él cuando lo vieron como un pequeño bebé en el regazo de María, y lo adoraron como un rey.

¿Por qué los otros evangelios no mencionan a los Reyes Magos?

En Mateo 1:1-23 hay un incidente registrado que es completamente pasado por alto por los otros evangelistas, pero que es peculiarmente apropiado en este primer Evangelio. Este incidente es la visita de los sabios (magos) que vinieron de Oriente para honrar y adorar al Niño Jesús. Los detalles que el Espíritu Santo nos da de esta visita ilustran notablemente el carácter distintivo y el alcance del Evangelio de Mateo.

Este capítulo se abre de la siguiente manera: “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en los días del Rey Herodes, he aquí que unos sabios del este vinieron a Jerusalén diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Hemos visto su estrella en el este, y hemos venido a adorarlo”. Fíjense, estos sabios no vinieron preguntando, “¿Dónde está el que ha nacido Salvador del mundo?”, ni, “¿Dónde está el Verbo ahora encarnado?”, sino, “¿Dónde está el que ha nacido Rey de los Judíos?”

El hecho de que Marcos, Lucas y Juan guarden un silencio total sobre esto, y el hecho de que el Evangelio de Mateo lo registre, es sin duda una prueba positiva de que este primer Evangelio presenta a Cristo en una relación distintivamente judía. La evidencia de esto es acumulativa: primero está la peculiar expresión con la que Mateo abre – “el libro de la generación de”, que es una expresión del Antiguo Testamento, y que no se encuentra en ninguna otra parte del Nuevo Testamento; está el primer título que se le da a Cristo en este Evangelio – “Hijo de David”; está la Genealogía Real que sigue inmediatamente; y ahora está el registro de la visita de los sabios, diciendo, “¿Dónde está el que ha nacido Rey de los Judíos?””

Leave a Comment!