¿Qué podemos darle a Dios?

La Navidad es una época de dar, y he descubierto que es más bendecido dar que recibir. Si eres como yo, no puedes esperar para dar tus regalos. Cuando le das algo a alguien, quieres ver la alegría que tiene al recibirlo.

Los sabios le trajeron regalos a Jesús: oro, incienso y mirra. ¿Qué clase de regalos son estos para un niño? La mirra, después de todo, es un elemento de embalsamamiento. ¿Por qué darle un elemento de embalsamamiento a un bebé?

Creo que estos sabios tenían una idea de quién era Jesús. Le dieron oro porque reconocieron que era un regalo apropiado para un rey. Le dieron incienso porque es lo que usaba un sumo sacerdote cuando entraba en el templo para representar al pueblo ante Dios. Le dieron mirra porque reconocieron que este Rey moriría por el mundo.

¿Qué podemos darle a Dios? ¿Qué le das a Dios, que lo tiene todo? ¿Qué quiere Dios de nosotros?

Quiere nuestras vidas. El mayor regalo que puedes darle a Dios este año es a ti mismo. El mayor regalo que puedes darle a Dios es decir, “Señor, te doy mi vida. Te doy mis talentos. Te doy mis habilidades. Te doy mis sueños. Te doy mi futuro. Te doy mis debilidades. Me ofrezco a ti. Este es mi regalo para ti”.

Seamos como estos sabios y adorémosle y démosle. Te alegrarás de haberlo hecho, porque nunca podrás dar a Dios.

Leave a Comment!