¿Qué nos enseña el Siervo Inmisericorde?

La parábola del siervo despiadado (Mateo 18:21-35) nos enseña dos cosas sobre el pecado. Primero, está más allá de nuestra capacidad de pagar, y segundo, es más grande que cualquier ofensa que hayamos sufrido o que podamos sufrir en manos de otros. Sin vernos realmente como pecadores empobrecidos, no podemos apreciar la gracia de Dios y no podemos perdonar verdaderamente a los demás como deberíamos.

El perdón de Dios es un tema prominente en toda la Escritura, que debe invocar de nosotros expresiones de asombro y alabanza. Aquí hay un pasaje del Antiguo Testamento. Hay muchos otros a lo largo de la Biblia.

¿Cuál es el resultado del perdón de Dios? Él me ha visto en mi peor momento y todavía me ama; porque Él sabe todo lo que he pensado o hecho, no hay esqueletos en mi armario; Su amor por mí no puede ganarse y por lo tanto no puede perderse.

Cristo no sólo elimina mi condena y me considera inocente, sino que me declara justo. Soy tan aceptable, sí encomiable, para el Padre como el mismo Cristo (2 Corintios 5:21). Dios está total e irreversiblemente satisfecho conmigo porque está total e irreversiblemente satisfecho con la obra de Cristo en mi favor (1 Juan 2:2, 1 Juan 4:10)…

Si hemos admitido, confesado y arrepentido de nuestro pecado, hemos sido perdonados por Dios, nos apetezca o no. Pero hay otra dimensión y evidencia del perdón. Si hemos experimentado el perdón de Dios, se mostrará en nuestro perdón a los demás. En la parábola del siervo despiadado, Jesús enseña que perdonar a los demás es parte de nuestro propio perdón (Mateo 18:21-35).

Leave a Comment!