¿Por qué no había nadie para ver la Resurrección?

Es porque la resurrección no ha sido debidamente apreciada como el mensaje de Dios, que es la condena más severa del hombre pecador, que los hombres todavía han imaginado que aparte de la Pasión y el paso de Jesús de Nazaret, puede ser posible que sean aceptados por Dios.

Mirando en la oscuridad de la tumba que Jesús ha dejado, el hombre debería reconocer la total desesperanza de su condición, y la total locura de intentar complacer a Dios. Cuando el Eterno levantó a Jesús de la tumba y se lo llevó a sí mismo, Él por ese acto lanzó a toda la raza a la destrucción. Nadie le vio levantarse. A los mismos discípulos se les negó la visión. Se puede afirmar que la debilidad de su fe fue la razón de su fracaso en este sentido.

Y sin embargo, en ese mismo hecho es evidente el acto de Dios. Así como en la cruz se manifestó el elemento de la anarquía, crucificando al Hijo, y el elemento del consejo y la presciencia divina; así también en la resurrección se manifiesta el fracaso del hombre en su ausencia, y el rechazo de Dios al hombre, al no permitírsele ver la estupenda gloria de la aceptación del perfecto.

El acto de Dios en la resurrección de Jesús, se caracterizó por una maravillosa majestad y un poder abrumador. Al describirlo, Pablo habla en un lenguaje que casi parece redundante, y sin embargo es seguramente necesario para dar alguna indicación del hecho estupendo. Él escribe: “Ese trabajo de la fuerza de su poder”. El poder de Dios, la fuerza del poder de Dios, el funcionamiento de la fuerza del poder de Dios. Simplemente leer esto es sentir el irresistible latido de la omnipotencia. En la quietud de ese primer día de la semana, cuando los primeros rayos de luz brillaban en el cielo oriental, estando los discípulos ausentes, y los enemigos, representados por los soldados, cegados por la gloria del esplendor angelical, Dios lo resucitó.

Leave a Comment!