¿Por qué Jesús necesitaba ser “hecho perfecto” a través del sufrimiento?

“Era conveniente que Dios… hiciera perfecto al autor de su salvación a través del sufrimiento” (Hebreos 2:10).

Toda la vida terrenal de Jesús se resume en una frase. Él fue hecho “perfecto a través del sufrimiento”. ¿Pero no era Jesús perfecto cuando nació en el pesebre? ¿Y no vivió una vida sin pecado? ¿No fue su muerte la muerte de un hombre inocente? Sí. Era moralmente perfecto. Esa es una clase de perfección o finalización.

Pero hay otro tipo de perfección o compleción que viene sólo por la experiencia. Jesús entró de lleno en los sufrimientos de este mundo y salió victorioso de ellos. Se completó en su experiencia en la tierra por las cosas que sufrió. Por eso puede ser llamado el “autor” de nuestra salvación.

Cristo vino a abrir el camino para que podamos seguirlo hasta la gloria. Pero el camino está marcado con sufrimiento, con lágrimas, con rechazo, y finalmente conduce a la cruz. Cualquiera que siga a Jesús terminará donde él terminó, fuera de Jerusalén, en una colina con forma de cráneo. No sólo nos lleva al cielo. Nos está llevando a la gloria. Hay gloria al final de la vida cristiana. Jesús vino del cielo para que pudiéramos seguirlo en el sufrimiento y, como él, completarlo a través del sufrimiento.

Eso explica muchas de las cosas que nos pasan. ¿Qué hace Dios en tu vida y en la mía? Nos está haciendo pasar por el currículo de la gracia en la Escuela del Sufrimiento. La escuela comienza en el momento en que confiamos en Cristo y termina el día en que morimos. ¿Cómo vamos a pasar el examen y ganar el título? Manteniendo nuestros ojos en Jesús. Él es el mejor de la clase. Nunca ha fallado un examen. Abrió el camino a través de la Escuela del Sufrimiento para que podamos seguir su camino. Nos está llevando a la gloria paso a paso.

 

Leave a Comment!