¿Por qué Jesús eligió a los doce apóstoles?

En sus primeros meses de ministerio en Israel, Jesús atrajo grandes multitudes para escuchar sus mensajes, recibir sus curaciones milagrosas y comer el pan que ofrecía. Muchos de los líderes judíos lo habían rechazado y afirmaban que su poder provenía de Satanás (Mateo 12), pero el pueblo – en su mayoría – se unió a él.

Luego viene Juan 6.

Tal como lo habían hecho los líderes judíos, el pueblo buscó una señal para probar que Jesús era quien decía ser: el Mesías prometido. Lo que Jesús les dio en su lugar fue una enseñanza que muchos encontraron demasiado difícil. Les pidió que confiaran en Él completamente y que se sometieran a su autoridad como el “pan del cielo”. Muchos de los que afirmaban ser sus discípulos lo rechazaron y se fueron.

Como las multitudes se habían alejado de su prometido Mesías, Jesús comenzó un período de seis meses de instrucción privada con los Doce, a los que prepararía para el momento de esta muerte, resurrección y partida. Anteriormente, Jesús no había mencionado estos eventos y ciertamente no en términos explícitos, lo que explica la conmoción y la consternación de Pedro (Mateo 16:22). Pero con el rechazo de Israel, la sombra de la cruz se hizo cada vez más grande.

Buscando el aislamiento para instruir a los Doce, Jesús se retiró a lo que entonces se conocería como “tierras paganas”. Los líderes de Israel lo acosaron por su animosidad a sus enseñanzas, y ningún lugar de la región le permitía un tiempo de verdadera instrucción privada. Los Doce Apóstoles servirían como el núcleo de la futura iglesia, y esta vez los prepararía para, desde su punto de vista, la catástrofe de su muerte. Su instrucción durante este tiempo culminó en la Transfiguración, de la que fueron testigos los tres miembros del “círculo íntimo”, Pedro, Santiago y Juan, un acontecimiento que fortaleció su fe y dejó una huella indeleble en su posterior ministerio (véase 2 Pedro 1:16-21).

Leave a Comment!