¿Podrían otras personas ver a los ángeles?

Los pastores escucharon a los ángeles y eso los asustó mucho. Eso es algo que los ángeles hacen, asustan a la gente. El ángel le dijo a José, “No temas”. Gabriel le dijo a María, “No temas”. Y el ángel le dijo a los pastores, “No teman”. Por definición, los ángeles son realmente “fuera de este mundo”. Vienen de otro lugar, de otro reino de la realidad, de otra dimensión. En un momento los pastores están ocupándose de sus propios asuntos en los campos fuera de Belén, y al siguiente un ángel les habla. Entonces, de la nada, el cielo se llena de una multitud de ángeles. La palabra multitud significa exactamente lo que implica: un número incontable, un vasto conjunto de seres brillantes y resplandecientes, llenando el cielo nocturno, alabando a Dios (en voz alta, estoy seguro), y diciendo “¡Gloria a Dios en las alturas!”

Tal vez la palabra más reveladora de nuestro texto viene en Lucas 2:13: ¡De repente ! Significa sin advertencia, sin anuncio previo; significa que los ángeles no estaban allí, y entonces estaban en todas partes. Permítanme enmendar un poco esa última declaración. La palabra de repente significa que los ángeles no estaban en ninguna parte, y de repente llenaron el cielo. Algunas preguntas vienen a la mente en este punto. Si hubiéramos estado allí, ¿habríamos visto a los ángeles? ¿Podría la gente de Belén ver a los ángeles? ¿Podrían ser vistos en Jerusalén a ocho millas de distancia? ¿Podría escucharse el sonido de sus voces en otros lugares, o los ángeles se revelaron sólo a los pastores? No podemos responder completamente a estas preguntas, pero esto es seguro: Los ángeles estaban realmente allí, y los pastores realmente los escucharon.

Leave a Comment!