¿Persecución sutil?

Leí sobre un problema que una compañía tenía con el envío de bacalao de la costa este a la costa oeste. Aparentemente, para cuando el pescado llegó, estaba estropeado. Así que intentaron congelar el pescado, pero al llegar, estaban pastosos al gusto. Luego enviaron el bacalao vivo, pero cuando llegaron, el pescado estaba muerto. Así que intentaron enviarlos vivos una vez más, pero con una diferencia: en los tanques del bacalao vivo estaba su enemigo mortal, el bagre. Y cuando llegaron, el bacalao estaba vivo y bien, porque habían pasado todo el viaje evadiendo al bagre.

La palabra perseguido que Jesús usó en Mateo 5:10 podría ser traducida, “ser perseguido, ser echado, ser perseguido”. A veces la persecución es violenta. Ha habido cristianos que han sido asaltados físicamente por su fe, no tanto en los Estados Unidos, pero ciertamente alrededor del mundo. Los cristianos han sido acosados, encarcelados y a veces incluso martirizados.

Pero a veces la persecución es más sutil. Puede ser la pérdida de un trabajo, ser el blanco de bromas, o perder algunos amigos. Y si vives una vida piadosa, entonces serás perseguido.

Jesús dijo que cuando seas perseguido, “regocíjate y alégrate mucho, porque grande es tu recompensa en el cielo” (Mateo 5:12). La persecución no sólo nos acerca a Jesús y, como resultado, nos aleja de un sistema mundial que le es hostil, sino que garantiza una recompensa. Dios permite la persecución para sus propios propósitos especiales.

Así que tal vez Dios ha puesto un pez gato en tu tanque, por así decirlo. Él puede usarlo en tu vida. Ha permitido que te mantenga alerta, que te mantenga fuerte espiritualmente.

Leave a Comment!