Padres adolescentes pero ¿ejemplos piadosos?

Fue hace casi 2.000 años que Dios le habló a una joven pareja de adolescentes. Habían sido prometidos en matrimonio por sus padres. María tenía probablemente entre 14 y 16 años, y José entre 18 y 20. Sus vidas hasta este momento histórico habían sido ejemplares, de hecho fueron escogidos por Dios porque sabía que podía contar con ellos.

José fue descrito por Dios como “justo”. Era justo como un joven de convicciones. Había elegido el camino de mantener sus convicciones bíblicas y practicar la abnegación. Dios sabía que era puro, había elegido hábitos puros, y huyó de los pecados sexuales. Esas elecciones lo hicieron justo el hombre que Dios podía usar en este momento histórico. Y María era la misma. Era una mujer de la Palabra. Vivió su fe, y se consideró a sí misma como una esclava del Señor.

José fue un gran hombre a los ojos del Señor, con pocos detalles dados en la Palabra de Dios. Su padre se llamaba Jacob (Mateo 1:16), y se le describe como artesano o trabajador de la construcción ( tekton ), lo que puede haber significado un trabajador de la piedra o un carpintero (Mateo 13:55). La verdad más importante registrada por Dios es que era un “hombre justo” (Mateo 1:19). José es un claro retrato de un santo del Antiguo Testamento.

María también es retratada como una mujer piadosa, sensible y sumisa a la voluntad del Señor. Su respuesta al anuncio de Gabriel lo dice todo – María dijo, “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1:26-38Lucas 1:26-38 ).

Leave a Comment!