¿Nuestra ayuda comenzó en Pentecostés?

Las palabras “Dios, necesito ayuda” han salido de los labios de todo cristiano en algún momento de su vida. Lo maravilloso de esta corta oración es que Dios nos proporcionó la ayuda que necesitamos hace mucho tiempo, en Pentecostés. Dentro de cada creyente habita un Ayudante íntimo y suficiente con un objetivo: asegurarnos de que crecemos en la semejanza de Cristo.

El Espíritu Santo comienza a trabajar incluso antes de que seamos creyentes para revelar el carácter de Jesús. ¿Recuerdan la vívida historia de las escamas que cayeron de los ojos de Saúl (más tarde rebautizado como Pablo) para poner fin a su ceguera? (Hechos 9:18) Algo similar sucede cuando recibimos la instrucción del Espíritu. Él retira las escamas de nuestra incredulidad para revelar la verdadera naturaleza de Jesucristo. Primero, el Espíritu de Dios testifica el poder salvador de Jesús; luego, después de que nos convertimos en creyentes, nos familiariza con la naturaleza del Señor a través de la lectura de la Biblia y la observación de la obra de Dios en nuestra vida diaria.

Nuestra dependencia del Espíritu Santo debería crecer en conjunto con nuestro entendimiento de Dios. A medida que aprendemos del Cristo a quien nos conformamos, el Espíritu Santo al mismo tiempo revela nuestra insuficiencia para apropiarnos de tales atributos divinos sin su intervención. El Espíritu de Dios nos llama a entregar nuestra voluntad y forma de enfrentarnos para que pueda vivir el carácter de Cristo a través de nosotros. Cambiamos la frustración por la paz, la ira por la paciencia, y la felicidad superficial por la alegría pura a medida que nos asemejamos más al Señor al que servimos. Con la ayuda del Ayudante de Dios, nuestra vieja existencia de desolación solitaria se aleja en favor de una vida cristiana triunfante.

Tomado de “ Nuestro Ayudante ” por In Touch Ministries (usado con permiso).

Publicado originalmente el 26 de julio de 2010.

Leave a Comment!