¿Los siete centuriones del Nuevo Testamento?

Todas las escenas de la historia del Nuevo Testamento se encuentran en la atmósfera del gobierno romano. Sus primeras historias están conectadas con el decreto que salió de César Augusto de que el mundo debería ser gravado. La última imagen definitivamente histórica que presenta es la de un notable prisionero – Pablo – en libertad en su propia casa en la ciudad imperial.

A medida que leemos nos familiarizamos con los ejércitos romanos, con las cohortes, legiones y bandas; con los capitanes, centuriones y soldados. Nos encontramos con siete centuriones. El primero aparece en el pasaje del que se ha tomado mi texto. El siguiente lo vemos al final de la narración del Evangelio, a cargo de la crucifixión de Cristo. Luego, en el libro de los Hechos encontramos a Cornelio, un hombre devoto, el primer creyente gentil que fue bautizado por el apóstol hebreo; luego un centurión que puso lazos con Pablo, y, como Pablo objeta, inmediatamente buscó el consejo de su oficial superior. Luego vemos a dos centuriones que llevan a Pablo a felix y lo protegen de la hostilidad amenazante de la muchedumbre; luego uno que se hace cargo de Pablo y le da una gran indulgencia por orden de felix. Finalmente, llegamos al último, Julio, que era el custodio de Pablo en su viaje, y que se interesó por Pablo, tanto que lo salvó de la muerte a manos de los soldados en la hora del amenazante naufragio.

En todos estos centuriones hay algo que admirar; en algunos de ellos mucho que admirar; y en uno de ellos al menos todo lo que admirar. Los tres primeros mencionados destacan en la página del Nuevo Testamento y son notables en muchos sentidos. Este vino a buscar la ayuda de Cristo para su esclavo, y pronunció las notables palabras de mi texto. En la crucifixión, otro centurión observó la muerte del Hombre de Nazaret, y fue tan aguda y precisa su observación que dijo, “Verdaderamente este era el Hijo de Dios”. De Cornelio están escritas las cosas más elevadas.

Leave a Comment!