¿La crucifixión tomó a Dios por sorpresa?

La frase “Dios tiene un plan” se ha convertido en algo así como un cliché, con una connotación negativa para muchas personas. Pero en las circunstancias que llevaron a la crucifixión de Jesús, los relatos de los Evangelios confirman que Dios tiene todas las cosas bajo control.

Lejos de ser sorprendido o arrastrado, Jesús orquestó cuidadosamente los eventos de la Semana de la Pasión (Su última semana en la tierra). Esto no significa que manipuló a los responsables de enviarlo a la cruz, sino que sacó a relucir su odio furioso y sus verdaderas respuestas a su enseñanza.

Según Hechos 2:23, la crucifixión progresó de acuerdo a la intención previa de Dios, y la Semana de la Pasión nos permite echar un vistazo a cómo sucedió esto. Con su llegada durante la Entrada Triunfal, Jesús vino como el Mesías prometido en el momento exacto de la historia (ver Daniel 9). La gente común le dio la bienvenida con gritos mesiánicos de “Hossana”, algo completamente intolerable para los fariseos. Sin embargo, los saduceos de élite disfrutaban del control del Sanedrín (el consejo religioso), e incluso este tipo de bienvenida no les conmovía.

Entonces, Jesús les llevó su mensaje. El lunes, limpió el Templo de cambistas por segunda vez durante su ministerio y luego reclamó su derecho a la Casa de su Padre. De hecho, ni siquiera permitió que la mercancía fuera llevada a través del Templo (Marcos 11:16). Los Saduceos notaron que alguien invadía lo que ellos consideraban su territorio.

Gracias al favor superficial de la multitud, Jesús mantuvo a raya a los líderes de Israel durante varios días hasta el momento señalado por Dios. E incluso entonces, esos mismos líderes todavía temían la respuesta de la multitud lo suficiente como para llevar a cabo un juicio nocturno y llevarlo a los romanos para que lo mataran por crucifixión en vez de por apedreamiento, tal y como había mostrado el Antiguo Testamento.

La maldad de la humanidad puso a Jesús en la cruz, pero ninguno de los eventos lo tomó por sorpresa. Él había advertido a sus discípulos cuándo, dónde y cómo vendría su muerte porque Dios lo había planeado antes de que la tierra tuviera forma.

Adaptado de las notas de la conferencia del Dr. Doug Bookman, profesor de la Exposición del Nuevo Testamento en el Seminario Teológico de Shepherds (usado con permiso).

Publicado originalmente el 15 de abril de 2010.

Leave a Comment!