¿El mal samaritano?

En Juan 4, Jesús tiene una fascinante charla con un candidato muy poco probable para su ministerio. Nadie podría haber estado en mayor contraste con Nicodemo que esta mujer. Él era judío, ella era samaritana, una raza que los judíos despreciaban por no tener derecho a su Dios. Él era un hombre muy respetado; ella era aparentemente una mujer marginada en su propia comunidad. Nicodemo estaba rodeado de aquellos a los que enseñaba; ella vino por sí misma a sacar agua del pozo de la comunidad.

En las tierras bíblicas, sacar agua y charlar en el pozo era el punto culminante social de la mujer. En el pueblo de esta mujer fue condenada al ostracismo y tachada de inmoral; una mujer soltera que vivía abiertamente con el quinto de una serie de hombres.

Todos hemos escuchado la historia de Cristo del Buen Samaritano. Hoy escúchenlo y preséntennos al MALO SAMARITANO. En los días de Cristo los judíos ortodoxos evitaban Samaria porque había un odio muy arraigado entre ellos y los samaritanos.

Los Samaritanos eran una raza mixta, parte judía y parte gentil, que surgió del cautiverio asirio de las diez tribus del norte en el 727 A.C. Tan intenso era su desagrado por los Samaritanos que algunos de los fariseos rezaron para que ningún samaritano fuera levantado en la resurrección!

Nuestro Señor no hacía acepción de personas. Antes, aconsejó a un hombre judío moral (Juan 33), y ahora daría testimonio de una mujer samaritana inmoral. Llegó al pozo de Jacob a las 6 de la tarde, la hora habitual para que las mujeres vengan a por agua. En ese día, no se consideraba apropiado que ningún hombre, especialmente un rabino, hablara en público con una mujer extraña (Juan 4:27).

Jesús no usó una “charla de ventas” que adaptara a cada situación. A Nicodemo, le habló del nuevo nacimiento; pero a esta mujer, le habló del agua viva. Jesús le señaló que ella ignoraba tres hechos importantes: Quién era Él, lo que tenía para ofrecer y cómo podía recibirlo. Aquí estaba el Dios eterno hablándole, ofreciéndole la vida eterna.

El texto griego sugiere que se dejó caer como un hombre cansado al final de un día duro. Jesús siempre se gastaba a sí mismo por los demás. Jesús no sólo murió por ella, ¡sudó por ella!

 

Leave a Comment!