¿Cómo muestra la cruz el amor?

Isaías 49:16 dice que [Dios] te ama tanto que grabó tu nombre en la palma de su mano. Mateo 10:30 dice que te ama tanto que sabe cuántos cabellos tienes en la cabeza. Salmos 56:8 dice que te ama tanto que guarda tus lágrimas en un frasco. Jeremías 31:3 dice que te ama con un amor eterno.

El amor de Dios es muy personal hacia ti. No importa dónde has estado, no importa lo que has hecho, no importa lo que has experimentado – Dios te ama. No importa lo que hayas pensado de ti mismo o lo que otras personas hayan dicho de ti – Dios te ama. ¡Esto es lo que Dios dice de ti! Eres honrado, eres precioso a sus ojos (Isaías 43:4). ¿No es eso algo asombroso?

A menudo, cuando la Biblia intenta expresar el amor de Dios, se dirige a la cruz de Jesucristo. La cruz es la declaración de Dios de cuánto te ama. Cuando piensas en la inmensidad del amor de Dios, lo primero que la Biblia nos pide a menudo es considerar el precio que se pagó.

Esto es amor: no que nosotros hayamos amado a Dios, sino que Él nos amó y envió a su Hijo como un sacrificio expiatorio por nuestros pecados. (1 Juan 4:10)

Lo que hace que este amor sea tan asombroso es que se destaca con el telón de fondo de una deuda que cada uno de nosotros tiene. En el centro del ser de Dios está su santidad. Para que podamos tener cualquier tipo de relación con Él, tenemos que encontrar la manera de que nuestros pecados sean perdonados. El problema es que no hay nada que podamos hacer para lograrlo, es una deuda demasiado grande. No podemos comprar el favor de Dios, no podemos trabajar por él, no podemos ser lo suficientemente buenos para ganarlo.

La santidad de Dios exigía que se pagara por el pecado, y entonces el amor de Dios encontró un camino. Proclamo este gran amor para ustedes hoy. Dios os ama con un amor eterno que las palabras no pueden describir.

 

Leave a Comment!