¿Cómo era el cuerpo resucitado de Jesús?

¿Cómo era el cuerpo resucitado de Jesús? La Biblia nos dice que después de la cruel tortura, crucifixión y tres días en la tumba, Jesús era reconocible, y que sus seguidores sabían quién era.

Sabemos que tenía un cuerpo de carne y hueso. Jesús dijo a los discípulos, “Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo. Manipúlenme y vean, porque un espíritu no tiene carne y huesos como ven que yo tengo” (Lucas 24:39).

También sabemos que Jesús comió comida. Imaginen la sorpresa de los discípulos cuando el Señor resucitado se les apareció y les dijo: “¿Tienen comida aquí?”

¿Qué?” deben haber estado pensando. Pero le dieron a Jesús un trozo de pescado asado y un panal de miel, y se lo comió (ver Lucas 24:41-43).

Su cuerpo resucitado también podía ser tocado y sentido. Cuando las mujeres volvían de la tumba vacía, “He aquí que Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Regocíjense! Entonces vinieron y lo sostuvieron por los pies y lo adoraron” (Mateo 28:9).

Cuando Jesús se apareció a los discípulos en el Cenáculo, le dijo a Tomás: “Acerca tu dedo y mira mis manos; acerca tu mano y métela en mi costado”. No seas incrédulo, sino creyente” (Juan 20:27).

Esto nos dice que en su cuerpo resucitado, Jesús todavía llevaba las marcas de la crucifixión. Y llevará esas marcas, incluso en la eternidad (ver Zacarías 12:10).

Creo que esto es para recordarnos cómo llegamos allí. No estaremos en el cielo por nuestras buenas obras. Estaremos allí por su sangre derramada, porque los clavos fueron clavados en sus manos y pies por nosotros.

Tomado de “ Un recordatorio permanente ” de los Ministerios de la Cosecha (utilizado con permiso).

Publicado originalmente el 02 de mayo de 2011.

Leave a Comment!