¿Buscando respuestas?

La historia del nacimiento de Cristo es una de las historias más famosas y queridas de la Biblia, probablemente una que la mayoría de las personas que ni siquiera están familiarizadas con las Escrituras han escuchado en algún momento. Y ciertamente una historia que oímos repetir cada Navidad es el relato de los sabios que son llevados por la estrella al lugar donde el Rey iba a nacer.

El Evangelio de Mateo nos dice que estos sabios vinieron de Oriente (ver Mateo 2:1). Hábiles en astronomía y astrología, estos hombres eran muy venerados y respetados en su cultura y se destacaban especialmente por su habilidad para interpretar los sueños.

Debido a su conocimiento de la ciencia, las matemáticas, la historia y el ocultismo, su influencia religiosa y política creció hasta convertirse en el grupo más prominente y poderoso de consejeros en los imperios Medo-Persa y Babilónico. Más que simples adivinos y magos, eran dignatarios. Y aunque no eran reyes, eran hombres de enorme importancia.

Pero incluso con todo su conocimiento, estos sabios aún no habían encontrado las respuestas que habían estado buscando en la vida. Se podría decir que eran buscadores. Sabemos que eran verdaderos buscadores, porque Dios se les reveló de una manera especial cuando la estrella los llevó al lugar donde podían encontrar a Jesús: “Al ver la estrella, se regocijaron con gran alegría” (Mateo 2:10). Entonces le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.

Dios nos dice en Jeremías 29:13, “Y me buscaréis y me hallaréis, cuando me busquéis de todo corazón”. Si también eres un verdadero buscador, si quieres conocer al verdadero Dios, entonces Él se te revelará también.

Leave a Comment!