La luz de tu vida

Siempre estoy contigo. En las profundidades de la desesperación, con fuerzas insalvables de oscuridad acercándose, es cuando estoy más cerca de ti. Soy la lámpara de tu camino, nunca te abandonaré y siempre te prosperaré.

A veces es demasiado fácil para nosotros quedarnos atrapados en el ajetreo de la vida, y con eso a veces olvidamos lo que Dios tiene para nosotros. Cuando vamos constantemente, el estrés y la presión aumentan, y no experimentamos la tranquilidad silenciosa de Dios. Esta semana, voy a continuar con la serie “Cartas de Dios”; Este es un blog alentador de lo que Dios nos diría si estuviera escribiendo una carta.

Mi preciosa hija

Me duele saber que la vida ha sido difícil para ti últimamente. El estrés de la vida moderna puede ser abrumador, pero hoy estoy aquí para decirte que siempre te amaré. Tú vales todo para mí. Te amo mucho más de lo que podrías comprender. Tú, hija mía, valías la pena sacrificarlo todo.

Siempre estoy contigo. En las profundidades de la desesperación, con fuerzas insalvables de oscridad acercándose, es cuando estoy más cerca de ti. Soy la lámpara a tu camino, caminando contigo paso a paso, mis huellas junto a las tuyas. Nunca te abandonaré, siempre te prosperaré. Tengo grandes planes para tu vida y tengo un propósito especial para ti.

Nuestra historia es la historia de un padre y su hijo. Siempre estaré allí para ti y siempre te amaré. No importa qué. Incondicionalmente. Te amaré y te apreciaré. No importa lo que hagas, no importa en qué situación te encuentres, te amaré y protegeré como lo haría cualquier buen padre.

En esta vida, eres como un niño tratando de andar en bicicleta por primera vez, y yo soy el padre que está justo al lado de su hijo. Podrías tropezar y caer, incluso podrías lastimarte la rodilla, pero ten la seguridad de que SIEMPRE te levantaré, me aseguraré de que estés bien y te alentaré a ir más lejos.

Hija mía, por favor, anímate. Por favor encuentra tu fuerza en mí. Acércate a mí cuando estés cansado y agobiado, y te daré la capacidad de hacer mucho más de lo que creías posible. Cuánto anhelo estar contigo otra vez, hija mía, eres mi vida y mi pasión. Por favor recuerda eso.

Tu amoroso padre

 

Leave a Comment!