La clave para desbloquear una toma de decisiones saludable

 

¿Alguna vez te has preguntado si estabas tomando una decisión saludable en tu vida? A menudo, tomar decisiones puede parecer una línea muy fina. En esta publicación comparto la clave para desbloquear una toma de decisiones saludable.

La clave para desbloquear una toma de decisiones saludable

¿Alguna vez te has preguntado si estabas tomando la decisión correcta? ¿Alguna vez has tenido miedo de que algo que deseas hacer no complazca a Dios? A veces, tomar decisiones parece que estoy caminando por una línea muy fina. Era como si me estuviera balanceando sobre una cuerda floja. Si hiciera algún movimiento incorrecto, me caería de las gracias de Dios. Entonces, un día me di cuenta de una verdad importante: había una diferencia entre apaciguar a Dios y complacerlo.

Entender la diferencia entre apaciguar y agradar a Dios fue la clave para desbloquear una toma de decisiones saludable en mi vida. Para complacer a alguien, debes conocerlo. El problema principal con mi proceso de toma de decisiones fue mi relación con Dios.

¿A quién apuntamos por favor?

“Por lo tanto, les pido, hermanos, por la misericordia de Dios, que presenten sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y aceptable para Dios, que es su adoración espiritual”. – Romanos 12: 1

En Romanos, Pablo dice que presenten sus cuerpos como sacrificios vivos, santos y aceptables para Dios. Este pasaje ha tenido mucho peso para mí (y estoy seguro de que muchos otros). Parece que Pablo está instando a los romanos a asegurarse de que actúen juntos. La adoración espiritual es presentarte ante Dios como santo y aceptable, agradable. Pero, ¿qué significa ser agradable a Dios? Esta es una tarea imposible si tienes poca idea de cómo es Dios. Para complacer a alguien, debes conocerlo.

Pablo dice que agradar a Dios es parte de nuestra adoración. Traemos una oferta, no basada en lo que creemos que debemos hacer, sino en base a lo que sabemos sobre el carácter y la persona de Dios. A lo largo de las Escrituras, Dios es claro sobre lo que le agrada: la santidad.

La tarea imposible

Por lo tanto, debes ser perfecto, como tu Padre celestial es perfecto “. – Mateo 5:48

Es más fácil fingir saber lo que Dios quiere de nosotros. Sabemos que Dios nos pide que nos comportemos de cierta manera para evitar su ira. No peques, sé amable, sé honesto. Parece bastante simple, pero solía luchar con esta mentalidad a diario. Nos apegamos a un estándar que es imposible de mantener. Cuando comienzas a crecer en tu conocimiento y comprensión de Dios, tienes una mejor idea de lo que significa complacerlo. Dios nos mantiene a un nivel pero no de la manera que esperamos.

Jesús tiene la llave para tomar decisiones saludables

“… No te conformes con este mundo, sino sé transformado por la renovación de tu mente, para que al probar puedas discernir cuál es la voluntad de Dios, qué es bueno, aceptable y perfecto”. – Romanos 12: 2

La clave para tomar decisiones saludables es aplicar el Evangelio de Jesucristo a sus decisiones cotidianas. Conocer y llevar a cabo la voluntad de Dios está más allá de nuestra capacidad. La verdadera razón por la que intentamos apaciguar a Dios es que no lo conocemos. Cuando tratamos de agradar a Dios con nuestras propias fuerzas y habilidades, terminamos tomando decisiones de una manera espiritualmente insalubre. Las decisiones saludables provienen de comprender lo que Dios realmente quiere de nosotros. Es a través de Jesús que podemos complacerlo. Dios está satisfecho cuando confiamos en Él por su poder para transformar nuestro pensamiento y acciones a lo que le agrada. Cuando damos un paso adelante cada día en su amor, gracia y misericordia. Nuestra fe en Jesús debe estar a la vanguardia de cada decisión que tomemos para que Dios esté complacido.

Contenido relacionado: ¿Cuál es el objetivo de tu vida?

“Su deleite no está en la fuerza del caballo, ni su placer en las piernas de un hombre, sino que el Señor se complace en los que le temen, en los que esperan en su amor constante”. – Salmo 147: 10-11

Leave a Comment!