¿Han reemplazado los Millennials la religión con el trabajo?

Religión reemplazada

Entras por la puerta principal y ves un área de café bien diseñada. De pie alrededor de las máquinas de café espresso de alta gama hay un gran grupo de personas vestidas con jeans y camisas sin abotonar.

A medida que avanza por el edificio, ve grandes áreas abiertas donde las personas se reúnen para conectarse. El diseño industrial tiene la combinación correcta de moderno y retro, y claramente atrae a esta generación más joven.

¿Estoy hablando de un edificio de iglesia moderno o de una oficina moderna?

Técnicamente ambos. Pero imaginé una oficina moderna al escribir esa descripción.

Al entrevistar a los líderes corporativos de Forbes, noté una tendencia: las empresas ahora invierten más tiempo y dinero en grandes experiencias para su equipo. La cultura es el tema número uno en las empresas, particularmente en aquellas que desean conservar el talento superior.

¿Por qué es importante esta tendencia para los cristianos?

Simple: los Millennials están reemplazando la religión con el trabajo. En otras palabras, la oficina es la nueva casa de culto milenaria.

Gallup lanzó una encuesta masiva a principios de este año sobre la generación del milenio. Aquí hay una estadística interesante: solo el 55% de los millennials dice que la religión es importante, en comparación con el 65% de los Gen Xers y el 70% de los Baby Boomers. Y el 51% de los millennials dice que rara vez o nunca asisten a un servicio religioso.

Con una disminución en la participación religiosa, ¿a dónde recurren los millennials para la expresión religiosa?

Trabajo.

Los millennials tienen menos probabilidades de usar sus días de vacaciones, y es más probable que sean adictos al trabajo. Pero, ¿qué hay del trabajo que aleja a los millennials de la religión?

Millennials ama la comunidad

Las empresas trabajan duro para crear un gran ambiente para su equipo. Desde planos de planta abiertos hasta cafeterías de alta calidad, las empresas invierten tiempo y recursos en su equipo. Estos entornos crean oportunidades de colaboración y conexión.

A medida que los millennials envejecen, las compañías cambian para mantenerse comprometidas. Por ejemplo, muchas compañías ofrecen beneficios como licencia parental pagada para nuevos padres. Otras compañías tienen eventos como el “Día de la Familia”, donde los empleados llevan a sus cónyuges e hijos a una gran fiesta durante la jornada laboral.

Las empresas involucran a la generación del milenio con un sentido de comunidad más allá del cubículo, y funciona.

Los millennials quieren un propósito

Es difícil leer sobre la generación del milenio sin ver algo a propósito. La encuesta de Gallup mencionada anteriormente indica que muchos millennials eligen un trabajo en función del propósito, no del salario. En otras palabras, los millennials quieren marcar la diferencia diariamente en lugar de ganar más dinero.

En otras palabras, los millennials quieren marcar la diferencia en lugar de ganar dinero.

Muchos millennials desean marcar la diferencia en el mundo, y lo hacen tanto en el trabajo como en los productos que compran. Las empresas como TOMS con la campaña Buy One, Give One son muy populares entre los consumidores milenarios.

Los mismos valores son válidos para los empleados milenarios, por lo que muchas empresas ofrecen programas de voluntariado. Los líderes corporativos ven el valor de conectar un propósito mayor con la lista de tareas diarias, y los empleados se involucran más.

¿Qué debe hacer la iglesia?

¿Cómo podemos nosotros como iglesia comunicar nuestro mensaje a una generación cada vez más desinteresada en él?

Primero, debemos comunicarnos y demostrar la importancia de comunidad en la vida del cristiano. Este mensaje va mucho más allá de “Ven a la iglesia. Es importante.” En cambio, modele la comunidad bíblica: un grupo de personas unidas por el evangelio y enfocadas en servir y cuidar el uno al otro.

Modelamos esto poniendo a las personas primero. No lo conviertas en un eslogan; conviértalo en su cuadrícula de toma de decisiones. Muestre a las personas cómo el evangelio impacta nuestras relaciones con otros creyentes.

Segundo, debemos crear oportunidades para que las personas se unan propósito en nuestras iglesias locales. De todas las organizaciones en el planeta, esta verdad debería ser la más fácil de entender para las iglesias. Sin embargo, muchas iglesias proclaman un mensaje débil e inadecuado que no es convincente ni cautivador.

Para llegar a las personas, los líderes de la iglesia deben retratar claramente la grandeza de Jesús. Sumérgete en el poder de la historia redentora de las Escrituras.

No le des “4 formas de matar gigantes como David” o “3 formas de construir grandes barcos como Noah”. Muestre un vistazo de la grandeza de Dios y la grandeza de su plan.

Haga estas cosas y se sorprenderá de cuántos millennials aparecen. De hecho, te sorprenderá la cantidad de cada generación que aparece.

Leave a Comment!