¿De verdad crees que Jesús es quien dijo ser?

¿De verdad crees que Jesús es quien dijo ser?

Paso mucho tiempo tratando de entender por qué las personas hacen las cosas que hacen. Esa pregunta de “por qué” simplemente me fascina. Nos permite profundizar en casi cualquier tema. En este sentido, la pregunta que me parece más interesante es: “¿Por qué la gente encuentra tantas formas diferentes de reducir a Jesús a algo mucho menos de lo que realmente es?”

Hay religiones enteras cuya base principal de su fe es despojar a Jesús de su divinidad, reducirlo a un hombre y hacer todo lo posible para descartar su resurrección. Escucho a la gente decir cosas como: “Las cosas que Jesús hizo en la Biblia no fueron tomadas literalmente”, o incluso, “Fue escrito por el hombre, así que obviamente hay errores y errores””.

He pensado mucho sobre por qué este es el caso. Cualquiera que mire honestamente los hechos verá que Jesús era una persona muy real. La biblia no fue escrita como una historia ficticia, sino como un relato histórico. El fenómeno del ministerio corto de 3 años de Jesús que TRANSFORMÓ COMPLETAMENTE el mundo es posiblemente la evidencia más convincente de que Jesús realmente estaba haciendo señales milagrosas y que realmente resucitó de entre los muertos. Como si todo eso no fuera suficiente, todo lo que la Biblia dice acerca de Jesús resuena con la verdad que ya está escrita en nuestros corazones. El evangelio conecta con nuestros corazones la forma en que un bebé recién nacido anhela instintivamente estar cerca de su madre. Toda la evidencia apunta en una dirección, pero las personas constantemente intentan tirar en la dirección opuesta.

Al mismo tiempo, no es como si Jesús viniera con un mensaje indeseable. Es completamente ventajoso para cada uno de nosotros si Jesús es quien dijo ser. Él vino a nosotros como un salvador, prometiéndonos perdón de pecados y vida eterna. ¿Entonces por qué? ¿Por qué la gente quiere tanto disminuir o incluso destruir su evangelio?

He luchado con esta pregunta durante mucho tiempo y, al final del día, solo hay una respuesta que tiene sentido. Si Jesús es quien dijo ser, entonces creer en Él transformará instantáneamente nuestras vidas. Si creemos que Jesús es quien dijo que es, entonces estamos automáticamente sin excusas. Si aceptamos esta verdad, tenemos la responsabilidad de vivir de acuerdo con ella.

Si Jesús es el Hijo de Dios que vino a la tierra para morir por nuestros pecados y luego resucitar de entre los muertos, entonces no tenemos excusa para vivir un status quo, una vida de miedo y complaciente. Ya no podemos seguir las formas del mundo para evitar situaciones incómodas. Ya no podemos tomar decisiones puramente sobre cómo nos afectarán en esta vida, pero tenemos que considerar la eternidad. Tenemos que amar a los demás, incluso cuando no se lo merecen, y tenemos que estar dispuestos a sacrificar nuestros propios deseos, deseos, posesiones, etc. para compartir esas Buenas Nuevas con los demás.

Mucha gente no quiere que Jesús sea quien dijo ser porque los obligará a salir de su zona de confort. A veces finjo que Jesús no es quien dijo ser, porque no quiero seguir a donde me está guiando. Tengo miedo de lo que otras personas piensen de mí si lo sigo. No quiero renunciar a algunas de las cosas que Él quiere que renuncie. Quiero tener el control de mi vida. Quiero estar cómodo y complaciente.

Sin embargo, si creo en quién es Jesús y en lo que dijo acerca de mí, estaré constantemente desafiado a superar estos temores. Ya no tengo esa excusa para retroceder y esconderme debido a mis inseguridades. Jesús me dio una razón para salir y luchar a pesar de esas inseguridades.

Hoy solo quiero proponer dos preguntas a todos los que lean esto. Tómese un tiempo para reflexionar verdaderamente sobre estas preguntas:

  1. ¿De verdad crees que Jesús es quien dijo ser?
  1. ¿Cómo afecta la respuesta a esa pregunta la forma en que vives?

“Quien quiera ser mi discípulo debe negarse a sí mismo y tomar su cruz todos los días y seguirme” (Lucas 9:23).

“Quien crea en mí hará las obras que he estado haciendo, y hará cosas aún mayores que estas” (Juan 14:12).

“He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Juan 10:10).

 

Leave a Comment!