De la vida a la muerte

De la vida a la muerte

La semana del 8 de noviembre de 2015 fue bastante loca para mí. A principios de semana, ¡visité un hospital donde nació la última incorporación de mi familia! (¡Tío Alex x2!) Solo un par de días después asistí a un funeral; el padre de uno de mis mejores amigos había fallecido. Al día siguiente tuve el honor de presentarme como padrino de boda en la boda de otro amigo muy cercano. Semana loca ¿eh?

El domingo siguiente estaba reflexionando un poco, ya que es parte de mi rutina dominical habitual. Estaba pensando en la semana anterior; Inmediatamente sentí que Dios me llamó para escribir sobre las experiencias que tuve. Fue uno de esos momentos que tenía toda la publicación escrita en mi cabeza. Fue una gran semana porque presencié 3 de los aspectos más destacados de la vida humana.

1. Nacer.
2. Casarse.
3. El fin de la vida. (O mudarse a la eternidad con Dios).

Ser parte de estos 3 eventos durante esa semana fue un gran recordatorio de lo corta que es realmente la vida. Nacemos un día, tenemos algunos grandes eventos en el medio, luego morimos. (Suena deprimente ¿eh? Ese no es el objetivo de esta publicación, se vuelve positivo, ¡lo prometo!) La verdad es que si comprendemos cuán cortas son nuestras vidas y hacemos que estos “puntos destacados” entre la vida y la muerte sean honorables ante Dios, Nuestra eternidad será algo hermoso.

¿Con qué frecuencia has escuchado a la gente decir “¡No puedo creer que sea casi mayo!“O”¡Este año ha pasado muy rápido!A menudo, no siempre, esto se debe a que las personas se ajustan al patrón que el mundo tiene para ellos. Lo que quiero decir con esto es que seguimos la corriente y seguimos mirando hacia el próximo gran evento o el próximo gran lanzamiento en lugar de centrarnos en el día en que estamos y tener un impacto en tiempo real en nuestro entorno. Hace que el tiempo parezca que pasa muy rápido.

Publicación relacionada: No confíes en el piloto automático

Si terminamos siendo personas no intencionales (Esa es una palabra, ¿verdad?) a dónde van las vidas, nos convertimos en parte del patrón del mundo. El mundo tiene un plan y una forma de vivir para nosotros. El mundo nos dice que miremos hacia adelante en la próxima gran cosa, en vez de para lo que fuimos hechos hoy. A menudo estamos aquí siguiendo los movimientos de la vida y no estamos realmente viviendo. Si deseamos una vida de verdadero valor; necesitamos salir de este patrón que el mundo ha establecido y seguir el plan de Dios.

Aquí hay 3 pasos de acción que podemos tomar para que nuestros días sean efectivos dentro del plan de Dios:

1. Sé diferente

Si estudias la vida de las personas en la iglesia primitiva; notarás que vivieron vidas extraordinarias. Hechos 5:13. nos dice que nadie se atrevió a unirse a los discípulos, a pesar de que eran muy respetados por la gente. ¡Deberíamos poder decir lo mismo sobre nuestro caminar con Dios! – ¿Eres notablemente diferente de los que te rodean?

2. Sea intencional

Tómese el tiempo para saber a dónde va y por qué va allí, no siga la corriente todos los días. Proverbios 21: 5 dice: “Los planes del diligente conducen seguramente a la abundancia, pero todos los que se apresuran solo llegan a la pobreza”. – ¿Estás siendo intencional con el tiempo que te han dado?

3. Estar lleno de amor y gracia

Lo más importante, concéntrate en tu relación con Dios y en enamorarte cada vez más de Él para que trascienda en la forma en que amas a los demás. ¿Estás tan enamorado de Dios que se desborda en la forma en que amas y tratas a los demás?

Si decidimos ser diferentes al resto del mundo al enfocarnos intencionalmente en dónde Dios quiere que vayamos mientras amamos a los demás en el camino, lo que hagamos entre el momento de la vida y la muerte impactará y cambiará enormemente este mundo. ¡No dejes pasar la vida, comprométete a hacer que cada día sea efectivo para Dios!

 

Leave a Comment!